Una casa en mint, blanco y gris. ¡Tomad nota!

Esta semana nos vamos a una casa donde el color mint es el protagonista. Está claro que es un color cada vez más presente, sobre todo en el cuarto de los pequeños de la casa, pero en este hogar vamos a ver cómo da el salto a la cocina, el comedor o el salón para crear entornos muy femeninos y luminosos.

Además un color tan dulce se mezcla con el aire industrial de la vivienda, haciendo que los contrasten sean aún más pronunciados. Por ejemplo, no encanta el suelo hidraúlico de la cocina, las sillas Tolix en mint, la mesa de madera y la lámpara industrial en el mismo tono. Además para dar un ambiente más acogedor en las paredes se juega continuamente con distintos tonos de gris. En definitiva una decoración de diez que nos nos podemos perder!

 

 

 

El sofá gris nos ha enamorado por completo, además es una pieza muy versátil que podemos luego ir integrando a otros estilos decorativos sin problemas o cambiar de colores con un resultado igual de bonito.

El dormitorio se decanta mucho más por el negro para darle solemnidad. Nos gusta la idea de los apliques en la pared para no ocupar espacio en extra en las mesillas de noche y la pared de ladrillo, que nosotros en casa podemos sustituir por un papel pintado.

Imágenes vía: Delikatessen