Una casa para esperar al frío

Este año de nuevo octubre ha llegado marcado por las altas temperaturas, lo que hace que aún podamos disfrutar de nuestras terrazas y jardines aunque cada vez el cuerpo nos pida más estar en casa.Hoy vamos a visitar una casa pensada para esas tardes de frío invierno, para la chimenea, para los domingos de manta y peli…
En esta casa el blanco es el tono predominante en las paredes y techos, lo que resalta mucho más la amplitud de los techos y la entrada de la luz. En el resto de los complementos se apuestan por tonos cremas para dar más serenidad y contribuir a esa sensación de calidez que en el salón se consigue con la chimenea empotrada, las butacas de piel marrón o las sillas de madera del comedor.
Sin salir del salón vemos como para aprovechar el gran ventanal se ha optado por poner un banco de madera a medida para crear una zona de descanso, relax, lectura… Los textiles y la mantita de pelo lo hacen mucho más acogedor.
La cocina tiene una línea muy minimalista en tonos blancos y unida por completo al salón. Para hacerla más práctica se elige una isla de cocina que además de ser un espacio perfecto para el almacenaje se puede usar como barra improvisada gracias a los taburetes.
En la planta de arriba encontramos el dormitorio y el baño principal. Ambos muy sobrios con colores neutros en su totalidad. En la cama vemos una de las tendencias del próximo año, puesto que el lino parece que va a ganar importancia en nuestras habitaciones en colchas, cojines o fundas nórdicas.
Imágenes vía: Planete Deco