La Revista de PortobelloStreet.es

Donde habitan los muebles de tus sueños

By

Una buhardilla preciosa en Madrid

Las buhardillas son los espacios más complicados de decorar. Techos muy bajos, vigas, poco espacio para movernos, limitación de luz en muchos casos… Pero si conseguimos decorarla y darle personalidad, estamos ante una de las casas más bonitas. En definitiva, las buhardillas siempre son un reto y esta que hemos visto en el blog Planete Deco deja claro que son las casas con más encanto dentro de las grandes ciudades como Madrid.

Arrancamos con el area común donde se concentra el salón, el comedor y la cocina. Una distribución típica de las buhardillas y de las casas pequeñas donde cada metro cuadrado cuenta. Como vemos para hacer la casa más cómoda la cocina se situa en la zona más alta y los sofás en la parte más baja del piso. Así aprovechamos todo y hacemos que sea confortable.

El sofá es una pieza sencilla en blanco, que gana personalidad con las dos butacas en azul y la alfombra de lana. Nos gusta mucho la mesa de centro que puede servir como baúl para guardar mantas, cojines…

El comedor es una de las partes más luminosas de la vivienda. Como se contaba con un espacio muy reducido, se ha optado por una mesa redonda en blanco y sillas en metal. Los cuadros aportan color al conjunto y nos ha parecido muy original la estantería con la cafetera cerca de la mesa. ¿Qué os parece esta idea?

Como no podía ser de otra forma en el dormitorio se han respetado las vigas de madera del techo que aportan el toque de personalidad de la vivienda. En la parte más alta se situa el baño que se separa de la estancia principal con una puerta de cristal. ¿Os gusta esta idea o es un poco atrevida? En este caso, se ha hecho para buscar la luz y aprovechar cada rayo que entra por el tragaluz del techo.

 

El dormitorio es muy pequeño así que solo se ha usado una cama y se ha prescindido de las mesillas de noche. En la otra pared un armario a medida y una cómoda hacen un papel primordial en este tipo de pisos donde el almacenamiento siempre suele ser muy complicado. Si vives en un espacio difícil como este los muebles personalizados son la clave :).

 

 

By

Los metros cuadrados no importan

La casa de hoy es una demostración perfecta de que los metros cuadrados no importan. Aunque el estilo predominante sea el nórdico, puesto que es perfecto para las casas más pequeñas vemos que los detalles vintage aportan mucha personalidad al espacio.
Hablamos de una única estancia donde salón, dormitorio, cocina y escritorio (bajo la ventana para aprovechar la luz del sol) están presentes y en armonía.
¿Qué os parece esta casa? ¿Os gustaría vivir en un espacio donde sofá y cama estén unidos?

By

De garaje a vivienda… ¿Es posible?

Esta Semana Santa he pasado unos días en Londres y vuelva enamorada de todo lo que huele a British. En Londres en algunos de los barrios más pudientes de la city han comenzado a rehabilitar las antiguas cocheras de las casas señoriales para hacer loft y casas mucho más modernas. 

La entrada a estas calles es muy restringida y colarte dentro imposible, así que cuando he visto esta casa he pensado en compartirla con vosotros porque el cambio me parece muy parecido. Con una correcta planificación nada es imposible en decoración.

En este caso se ha pasado de un garaje a una vivienda. En primer lugar, la reforma habrá buscado dar calidez a la casa con suelos de madera y pintando todo en blanco para dar luz. Tengamos en cuenta que es un piso a pie de calle y no habrá mucha luminosidad. 

Se han conservado algunos elementos estructurales como la pared de piedra y se ha buscado un cierto toque industrial en las sillas del comedor que son las míticas TOLIX. También nos gusta mucho el sofá gris que siempre es un acierto y combina con cualquier estilo.

En el salón integrada está la cocina, lo que mas nos llama la atención es usar acero inoxidable en todos los muebles en contraste con lo rústico de la piedra. 

En el dormitorio, situado en el segundo piso aprovechando la altura de los techos nos llama la atención el gris fuerte de la pared. En nuestro caso habríamos usado cojines, mantas, plaid o alfombras para restar seriedad al conjunto.

Cerramos con la estancia más bonita desde nuestro punto de vista, el cuarto de los niños. Colores muy suaves, textiles y detalles vintages como el espejo dorado que enamoran a simple vista.